Volver al contenido principal

III. INFLUENCIA AMBIENTAL EN EL COMPORTAMIENTO DE NIÑOS Y ADOLESCENTES

Uno de los pasos previos para el ejercicio práctico de la intervención terapéutica en la infancia desde la perspectiva cognitiva-conductual, consiste en apreciar e identificar cómo las influencias del ambiente repercuten en el comportamiento infantil. Por este motivo, es objetivo de las actividades que se proponen a continuación que los alumnos reflexionen y analicen cómo inciden las circunstancias y factores ambientales en las alteraciones conductuales que observamos en los niños y adolescentes.

No pretendemos en este momento realizar el análisis funcional de cada caso, más bien nuestro objetivo es, teniendo en cuenta los conocimientos y formación previa de los alumnos, observar el papel que desempeñan las circunstancias ambientales en los comportamientos infantiles.

A continuación se exponen distintos ejemplos que se refieren a conductas infantiles influidas por factores y situaciones ambientales. El alumno ha de reflexionar acerca de las circunstancias ambientales que influyen en la aparición del comportamiento que se describe.

Ejercicio 6

Plantee y argumente una explicación de los siguientes ejemplos en base a factores ambientales.

-- En opinión de sus padres, Rosa, de seis años, es caprichosa, irritable y "cabezota". Uno de los momentos más difíciles se produce cuando tiene rabietas que se prolongan durante mucho tiempo. Por ejemplo, cuando Rosa sale a pasear y se aproxima a un escaparate con juguetes y objetos de colorido y atractivo evidente para los niños, insiste una y otra vez con llantos, patadas, gritos, etc. que le compren aquello que quiere, bien una muñeca, un piano musical, o simplemente una pelota de colores.

Al principio los padres adquirían todo aquello que Rosa pedía, pero el problema ha adquirido tal dimensión que ahora se resisten a complacerla. No obstante, cuando no pueden tolerar la presión que supone el comportamiento "llamativo" de la niña en la calle, expuesta a la observación pública, acceden finalmente a sus peticiones. Los padres lamentan el comportamiento cada día más problemático de Rosa y se preguntan qué pueden hacer para evitarlo".

6.1. Indique si es posible proponer una explicación ambiental de este comportamiento.

Respuesta (seleccione la opción más adecuada).

  1. No es posible.
  2. Sí es posible, por la influencia que ejercen en el comportamiento, entre otros factores, la actuación de los padres
  3. No, porque el comportamiento de los padres no influye en la conducta de la niña

6.2. ¿Cómo explicar que el comportamiento de Rosa sea cada día más grave y persistente?

Respuesta (seleccione la opción más adecuada).

  1. Este tipo de comportamientos tiende a agravarse.
  2. Los padres proporcionan todo aquello que la niña pide
  3. El comportamiento es reforzado intermitentemente

- Rubén tiene 8 años y al parecer sufre de miedos y terrores nocturnos. Dice ver monstruos y figuras distorsionadas cuando cierra los ojos e intenta dormir. A veces sueña que le persiguen e hieren con objetos punzantes personas que no conoce.

Los padres de Rubén son aficionados a la literatura fantástica y de terror, suelen adquirir películas sobre el tema que acostumbran a ver en casa. Aunque procuran que el niño y su hermana pequeña no las vean, es frecuente conversar durante las comidas y reuniones familiares acerca del contenido de la última película estrenada o libro que han leído sobre personajes fantásticos y misteriosos.

6.3.¿Cuales son los factores ambientales que, a su juicio, pueden explicar los miedos nocturnos de Rubén?

Respuesta (seleccione la opción más adecuada)

  1. No existen factores ambientales implicados
  2. Los miedos de Rubén son propios y característicos de la edad
  3. Posiblemente influye un proceso de aprendizaje vicario

- Juan, a juicio de sus padres, es responsable y disciplinado sin embargo, se niega a colaborar en las tareas domésticas. Tiene 11 años y su madre le pide que ayude en actividades comunes, como por ejemplo, poner y retirar la mesa para el almuerzo y cena, hacer su cama, recoger su habitación, ordenar el baño que utiliza con su hermano pequeño, etc. Sin embargo, Juan hace caso omiso a las instrucciones de su madre. Día tras día deja su habitación desordenada, evita recoger la ropa y arreglar el baño, no ayuda en la mesa, etc. Hace como si no escuchara, se "quita de en medio" y espera a que todo esté ordenado y colocado para incorporarse a la mesa.

Dado que él no quiere colaborar, sus padres y hermanos más pequeños se encargan de realizar diariamente las tareas domésticas. Lógicamente, sus padres se quejan y están preocupados por la falta de interés y escasa colaboración de Juan en tareas y actividades que implican a toda la familia".

6.4. ¿Cómo explicar el comportamiento de Juan en relación a las tareas domésticas?.

Respuesta (seleccione la opción más adecuada).

  1. Es más cómodo evitar las tareas domésticas
  2. Los padres no hacen nada (castigar, amenazar con retirar privilegios ya logrados, etc.) para que el niño colabore en las tareas domésticas.
  3. El comportamiento de Juan es reforzado cuando otras personas de su entorno realizan diariamente las tareas domésticas.