Instrumentos de evaluación en Educación Infantil.

Al inicio de la escolarización en la etapa de Educación Infantil, el centro abrirá un expediente personal de cada niño. Dicho expediente tendrá un formato de carpeta-dossier, en cuya carátula se inscribirá la expresión: Expediente personal y nombre del niño, además del relativo al centro. En dicho expediente se integrarán documentos personales de cada niño, entre los que cabe destacar: la ficha del alumno, los resúmenes de la escolaridad, los informes anuales y el informe final de evaluación.

La evaluación del aprendizaje corresponderá al tutor quién recogerá información de otros profesionales que puedan incidir en el grupo. Se realizará una evaluación inicial con los datos aportados por los padres y los informes médicos, psicológicos o sociales que revistan interés. Se efectuará una evaluación continua tomando como referente los objetivos didácticos de la programación. El tutor elaborará un informe anual de evaluación al finalizar cada curso a partir de los datos obtenidos de la evaluación continua. Del igual modo, al finalizar la etapa, el tutor recogerá los datos más relevantes de los informes de cada curso y elaborará un informe final de evaluación, tomando como referencia los objetivos establecidos en el Proyecto de Centro (Fernández, 2002). Cuando un alumno tenga necesidades educativas especiales, se incluirá en el expediente personal una copia del dictamen de escolarización elaborado al respecto por el equipo interdisciplinar correspondiente y el documento individual de adaptaciones curriculares del ciclo cursado.

Los resúmenes de escolaridad, en Educación Infantil reflejarán los cursos escolares realizados, el centro en que ha estado escolarizado cada uno, la firma del director o directora del centro y las observaciones sobre las circunstancias que se consignarán al finalizar la etapa.

Los instrumentos de evaluación más frecuentes utilizados en esta etapa son: (http://www.internenes.com/opositor/or/RESANE/res08L.htm):

Entrevistas familia-tutor

Es la técnica de información más rica y efectiva porque en ella el profesor puede adaptarse completamente al lenguaje de los padres y a sus posibilidades de comprensión. Lo más positivo de esta práctica es, sin duda, el que a través de ella padres y profesores puedan conocerse mutuamente y este conocimiento es condición necesaria para una auténtica colaboración.

Sin embargo, esta técnica ofrece algunos inconvenientes: el mayor de ellos es el tiempo que requiere y la carga que esto supone para el profesor, así como la imposibilidad de contar con horas en las que familias y profesores puedan coincidir. A pesar de estas dificultades, el profesor debe hacer todo lo posible para realizar al menos dos entrevistas a lo largo del curso con cada uno de los padres de sus alumnos: una al comienzo del curso y otra al final, para comentar resultados y orientar a los padres en su tarea educativa.

La primera entrevista deberá realizarse antes de la llegada del niño al centro, a comienzos de curso. Esta es la fuente que más datos aporta sobre cada uno de los niños, no sólo por lo que los padres informan directamente, sino también por las observaciones que permite realizar al entrevistador. En la primera entrevista es importante comprobar todos los datos de la ficha del niño para estar seguros de que no existen errores (nombre, fecha de nacimiento, domicilio, teléfono...). Después hay que recoger información sobre el crecimiento y el desarrollo del niño, para saber si en algún momento ha aparecido algún problema que pueda afectar a su progreso escolar. También hay que recabar información sobre cuestiones de su entorno familiar, características de la vivienda, hábitos de alimentación, sueño, aseo, control de esfínteres, gustos y aficiones, aversiones, juguete y cuentos preferidos, etc. Esto conduce a una práctica profesional más efectiva y a que los padres perciban que existe un auténtico interés por sus hijos. Un aspecto muy importante será saber las pautas educativas que la familia ha adoptado, formas de indicarle lo que está bien y mal, normas en cuanto a hábitos de orden, etc. Por último, será conveniente conocer si ha asistido a algún otro centro educativo y, en caso afirmativo, cómo vivió la experiencia. Dada la gran cantidad de información que hay que recoger, el profesor debe seguir un guión.

Existen distintos tipos de entrevistas, en las de formato estructurado, las preguntas que se hacen a las familias están determinadas de antemano. El riesgo principal de estas entrevistas es el de todas las situaciones estructuradas o cerradas. Las preguntas han de elaborarse con el cuidado de que su formulación no sugiera un tipo de respuesta a los padres, o ponerlos en situaciones desconocidas y que respondan caprichosamente.

Frente a este tipo de entrevista podemos llevar a cabo otras en las que la estructura interna no esté totalmente determinada con anterioridad a la situación concreta. Es éste un tipo de entrevista mucho más útil al profesor ya que requiere poco tiempo de elaboración. Para realizarla debemos concretar un guión general en el que se indiquen resumidamente los aspectos sobre los que deseamos obtener información, así como pensar en algunas preguntas que deberían estar presentes en la entrevista.

A lo largo del curso será necesario tener otras entrevistas con las familias de los alumnos. La iniciativa puede surgir por parte de la escuela o de la familia.

Un período indicado para una segunda entrevista puede ser a mediados de curso o a finales, coincidiendo con la evaluación de los progresos observados en los alumnos a lo largo del curso académico. A continuación exponemos un guión para preparar una entrevista con los padres.

a) Información sobre el alumno:

- Nombre, curso, edad y profesión de los padres

- Domicilio, teléfono particular y teléfonos de interés

- Número de hermanos y lugar que ocupa entre ellos

- Otras personas que conviven en el domicilio familiar

- Datos de la situación socio-familiar

- Hábitos de alimentación, sueño, aseo y control de esfínteres

- Gustos, aversiones, juguetes y cuentos preferidos

- Asunción de normas y hábitos de orden

- Datos académicos más relevantes como trayectoria en cursos anteriores, rendimiento académico, dificultades encontradas,...

b) Datos relativos a la propia entrevista:

-Motivo

-Lugar, fecha y hora

-De quién fue la iniciativa de convocarla

- Qué orientaciones se quieren dar o qué información se solicitará

a) Exposición del motivo de la entrevista por parte de la persona que la solicitó.

- Hechos que preocupan

- Objetivo que se pretende

b) Intercambio de información:

- Situación del alumno respecto al ambiente familiar (relaciones con el padre, madre y los hermanos) y social (relaciones con los amigos)

- Situación del alumno ante el trabajo escolar y la relación con sus compañeros

c) Valoración de la situación:

- Opinión y juicio de los padres y del tutor ante la situación

- Cómo afecta el tema al alumno

d) Propuestas de solución y acuerdos:

- Acordar que actuación será la más aconsejable para abordar la solución del problema

- Determinar qué parte corresponde realizar a los padres

- Compromisos que adquiere el tutor y el centro

e) Final de la entrevista:

- Síntesis de los temas tratados

- Acuerdos alcanzados

- Compromisos adquiridos por ambas partes

- Temas pendientes

- Conveniencia o no de otra entrevista posterior

a) Evaluación que hace el tutor:

- Impresión general: actitud de los padres, grado de comunicación, coincidencias o discrepancias, facilidades o dificultades...

- Interpretación de la situación

- Grado de consecución de los objetivos previstos

b) Actuación en el caso:

- Planificación de los compromisos adquiridos

- Realización

- Seguimiento

Cuestionarios

Son muy útiles al comienzo de la escolarización para la recogida de información. La mayor ventaja es que permiten unificar la información que se demanda a los padres y el principal problema es que la información es escueta. Por este motivo, es conveniente combinar la entrevista y el cuestionario. La familia puede rellenar el cuestionario y después ser ampliamente comentado durante la entrevista. A continuación exponemos un modelo de cuestionario a cumplimentar por los padres.

Modelo de Cuestionario[D1]

Informes individuales

De todas las técnicas es la más empleada. El informe eficaz provoca relaciones positivas entre la escuela y el hogar y ayuda a las familias a entender mejor a sus hijos, con lo que podrán mantener relaciones más adecuadas con ellos.

Estos informes han de servir de guía u orientación a los padres. Para ello, además de consignar unos datos relativos al progreso del niño, habrá de especificar por qué realiza los progresos esperados y/o por qué no y en qué modo las familias pueden colaborar en el plan que el centro establezca para conseguir resultados positivos.

No existe un modelo de informe ideal para los centros. Éste debe adecuarse a cada caso. El tipo de informe a utilizar es una decisión que debe tomar el equipo de profesores de la etapa o ciclo. Las opciones según Puerta y Sánchez (1994) pueden ser abierto, cerrado o mixto. Explicamos brevemente cada uno de ellos.

Informe abierto

El profesor traslada y redacta la información que considera oportuna transmitir a las familias. En este tipo de informe quedan marcadas algunas áreas o ámbitos del desarrollo de los niños. Este modelo permite adaptarse a las situaciones de cada niño, a sus características; cuando se hace, se piensa en cada niño en particular y en su propio proceso.

Este informe se entregará personalmente a los padres en una entrevista que se mantendrá con ellos, en el momento que se considere oportuno. Una vez analizado el informe con los padres se comentarán pautas a seguir y posibles orientaciones.

Uno de los inconvenientes es que implica una gran subjetividad por parte del profesor. Además, a éste le puede costar trabajo en algunas ocasiones la redacción, y lleva bastante tiempo.

Imaginemos un caso hipotético de un alumno de 5 años que tiene problemas de adaptación y acusa prolongadas ausencias sin causa justificada. No ha conseguido los objetivos propuestos para el primer trimestre, tampoco se ha adaptado al grupo y a la dinámica del mismo, manifestándose:

Debido a lo expuesto anteriormente este alumno presenta bajo rendimiento en los siguientes ámbitos:

a) Habilidades comunicativa y representación numérica:

- Escaso vocabulario

- Dificultad en la articulación de algunos fonemas

- No construye bien las frases

- Bajo desarrollo en lógica-matemática

b) Autonomía personal:

- Baja autoestima

- Es autónomo en la resolución de sus conflictos

c) Conocimiento del entorno y convivencia con los demás:

- Destaca su interés en los temas relacionados con este ámbito

- Tiene problemas en relacionarse con los profesores y compañeros

Orientaciones a los padres:

Los problemas que presenta su hijo son debidos a las prolongadas ausencias, en su mayor parte, por lo que aconsejamos que el niño no falte a clase. Es conveniente despertar en casa el interés por la escuela. Aprovechamos el interés del niño por el Conocimiento del entorno para trabajar la pronunciación, el vocabulario, desarrollo de la lógica-matemática. Es importante reforzar la autoestima de este alumno tanto en casa como en clase, valorando sus posibilidades de forma positiva. Al asistir a clase de forma continuada se sentirá más seguro de sí mismo en el colegio y la relación con sus compañeros irá mejorando progresivamente.

Informe cerrado

El Claustro decidirá un modelo de informe, compuesto por un número determinado de ítems correspondientes a aprendizajes relevantes, y en el que el profesor sólo tiene que aplicar y concretar un código. Esto elimina la subjetividad del profesorado, así como el uso arbitrario del lenguaje y el hacer juicios de valor. A la vez, se convierte en una tarea rápida, una vez definido el formato. Este tipo de informe debe estructurarse con una terminología clara y precisa para que pueda ser entendido por los padres. Este modelo presenta un inconveniente, la estandarización del aprendizaje para una media de población de una determinada edad, a no ser que se convierta en un informe excesivamente largo y amplio donde se contemplen todas las adquisiciones de la etapa. Presentamos, a modo de ejemplo, un informe cerrado estructurado en tres partes:

Modelo de Informe Cerrado de Evaluación[D2]

Cuadro 1. Modelo de informe cerrado de evaluación

Es importante destacar las faltas de asistencia para poder controlar el posible absentismo escolar. Finalmente se comentan los distintos símbolos con los que representamos el avance del alumno.

Otro modelo de informe cerrado es el que presentamos a continuación.

ROJO = SATISFACTORIO VERDE = PROGRESA AZUL = NECESITA MEJORAR

CONOCIMIENTO DE SÍ MISMO Y AUTONOMÍA PERSONAL

Conozco mi cuerpo

Sé abrocharme

Sé moverme con distintos ritmos

Imito situaciones, personas y animales

Acabo mis trabajos

Cuido las cosas

Ayudo a mis compañeros

Respeto a los demás

Soy limpio y ordenado

Atiendo cuando me llaman

Comparto los juguetes

LENGUAJES: COMUNICACIÓN Y REPRESENTACIÓN

Comprendo lo que dicen

Hablo con claridad

Hago muchas preguntas

Imito sonidos

Aprendo con facilidad canciones y

poesías

Comprendo formas y tamaños

Sé contar

Distingo arriba-abajo

Distingo delante-detrás

Sé agrupar objetos

Hago series

Conozco los colores

Sé colorear

Modelo con plastilina

Utilizo punzón y tijeras

Hago representaciones y canto

CONOCIMIENTO DEL ENTORNO

Sé desplazarme por el colegio

Conozco mi clase

Respeto la clase y el patio

Conozco a los profesores

Conozco mi entorno cercano



Cuadro 2. Modelo de informe cerrado de evaluación.

Informe mixto

Este tipo de informe puede ser abierto en cuanto al formato, pero cerrado por unos criterios previos establecidos y aceptados por el equipo educativo. Este modelo permite que la información de cada alumno provenga de una evaluación con criterio respecto de él mismo y de su propio nivel, y no desde una evaluación normativa.

La plantilla-informe debe presentar de manera clara los resultados de la evaluación del progreso del niño en sus distintos ámbitos (psicomotriz, afectivo-social, y cognitiva), funciones (lenguaje, conducta, etc.) y consistencias (hábitos y actitudes).

Carpeta de trabajos o portafolio

Para Salinas (2002) es un instrumento de las realizaciones de los alumnos que vienen a ilustrar sus progresos en el aprendizaje. Bélair (2000) utiliza los términos carpeta de trabajos, cartera de destrezas o dossier de aprendizaje. Un ejemplo lo encontramos, cuando al finalizar un trimestre, el alumno se lleva a casa una carpeta con un montón de actividades que reflejan parte del trabajo realizado en clase. Podría compararse con los portafolios de los modelos, fotógrafos, los artistas y otros profesionales, en los cuales éstos demuestran sus logros, destrezas y talento en su campo, así como sus intereses y personalidad.

La evaluación del portafolio lleva su tiempo y el profesor puede aprovechar los momentos en los que se trabaja en grupo o en los que cada alumno realiza una tarea individual, para sentarse con el alumno y comentar sobre él. Esta carpeta puede presentarse al final de cada trimestre o al finalizar un conjunto de unidades didácticas.

Técnicas sociométricas

A diferencia de las técnicas de observación, cuya atención se concentra en el alumno como individuo, las técnicas sociométricas permiten la reflexión sobre el grupo y las interacciones sociales que se presentan en él. Entendemos por "interacciones sociales" todas las situaciones en que las actitudes de los miembros del grupo se encuentran entrelazadas de tal manera que influyen fuertemente sobre las conductas que cada miembro en lo personal habrá de manifestar. En otras palabras, hablamos de la repercusión que la situación del grupo tiene en cada uno de los miembros http://redescolar.ilce.edu.mx/redescolar/biblioteca/articulos/htm/recursos_eva.htm

Los principales instrumentos que utilizan las técnicas sociométricas son: el sociograma, las listas de participación, mapas de interacción y adivina quién.

a) Sociograma. Es una técnica que pretende poner de manifiesto los lazos de influencia y de preferencia que existen en el grupo. Para el profesor es de gran utilidad conocer dichos lazos con el fin de utilizarlos a favor de la promoción del grupo. En el sociograma se realiza un análisis de las relaciones intergrupales que se expresan en una serie de índices y esquemas gráficos que pueden ser simples (recogen elecciones y rechazos objetivos); y mixtos (recogen elecciones y rechazos objetivos y elecciones y rechazos percibidos). Presentamos a continuación dos ejemplos.

Ejemplo 1. Si el profesor pretende conocer cuáles son los alumnos con mayor influencia en el grupo, podría pedir a todos que contestaran de forma oral, en Educación Infantil, o por escrito, en Educación Primaria y Secundaria lo siguiente: ¿Cuáles de tus compañeros consideras son los mejores?.

En primer lugar

En segundo lugar

En tercer lugar

Ejemplo 2. Si el profesor pretende conocer cuáles son los "grupitos naturales" que por afinidad se forman dentro del grupo, podría pedirles que contestaran lo siguiente: ¿Con cuáles de tus compañeros prefieres estar en clase o jugar en el patio?

En ambos ejemplos, una vez que el profesor cuenta con los datos, deberá hacer un minucioso análisis de ellos para obtener conclusiones. Una forma muy práctica de visualizar los resultados es representar gráficamente cada alumno por medio de un círculo y de allí trazar flechas hacia los círculos de los compañeros que ha seleccionado.

Ejemplo de Sociograma con elecciones positivas y negativas

Cuadro 3. .Representación gráfica de las relaciones en el aula.

Como resultado de la aplicación de sociogramas, el profesor puede:

b) Listas de participación. Son instrumentos para tratar de observar, analizar y caracterizar las intervenciones y las actitudes de cada participante durante una sesión grupal.

Mapas de interacción. Se expresa gráficamente (generalmente sobre un plano de la clase) de la posición y movimientos de los sujetos observados. Puede ir acompañado de un registro de intervenciones para aportar datos sobre el número de mediaciones de cada sujeto. Puede completarse indicando a quién iba dirigida.

c) Adivina quién. Se construye una lista de conductas características. Los niños van diciendo junto a cada enunciado el nombre de aquel o aquellos de la clase al que a su juicio le sería atribuible esa conducta. Por ejemplo:

"Adivina a quien:

Le gusta ser siempre el mejor

No le gusta nada estar en clase

Le gusta mucho pelear

Técnicas de observación

Observar significa "considerar con atención" algo que necesitamos analizar; muchas veces observamos movidos por el interés, otras movidos por la necesidad de emitir un juicio posterior, pero, ciertamente, la observación es uno de los recursos más ricos con que el profesor cuenta si desea fomentar los distintos tipos de inteligencia planteados por Gardner (1999). Recordemos que son la inteligencia lingüística, lógico-matemática, kinestésica, espacial, musical, intrapersonal, intepersonal y natural.

Las técnicas de observación tienen como finalidad describir y registrar sistemáticamente las manifestaciones de la conducta del alumno, como resultado de una constante observación del mismo http://redescolar.ilce.edu.mx/redescolar/biblioteca/articulos/htm/recursos_eva.htm. La observación puede ser asistemática o sistemática. Comentamos cada una de ellas.

FECHA: 19 de septiembre de 2007

ALUMNO: Carlos Sánchez

OBSERVADOR: Margarita Rodríguez

EDAD: 5 años

CONTEXTO: Durante el recreo

DESCRIPCIÓN DEL INCIDENTE: Carlos provoca a los compañeros más pequeños ( les quita el desayuno, les pega, etc.) para que se pelen con él.

VALORACIÓN: La provocación y agresividad continua de este alumno parece ser consecuencia de su inadaptación al centro, así como de la excesiva permisividad familiar y su falta de exigencia e interés.

Cuadro 4. Modelo de ficha de registro de incidentes críticos.

Otra de las técnicas en la observación sistemática es la lista de control o check-list, es una lista de enunciados que indican distintos componentes de una conducta o dimensión del aprendizaje. Se anota si el sujeto o la situación poseen o no cada uno de esos componentes que figuran en la lista. Son listas descriptivas de sí o no. Otra técnica es la escala de valoración o estimación que es como la de control pero aquí se valora el grado en que el sujeto o situación poseen esos componentes. La valoración puede ser numérica (por. ejemplo, de 1 a 5), estimativa (mucho, poco, nada; siempre, normalmente, a veces, nunca, etc.) o descriptiva (se hace una descripción de la característica poseída).

Modelo de Escala de Estimación[D3]

Cuadro 5.Modelo de escala de estimación.