Volver al contenido principal

Objetivos y funciones de la entidad bancaria.

Para la realización de su actividad financiera, todo entidad bancaria tiene que mantener claros una serie de objetivos.

Captación del ahorro.

Generación de créditos.

Generación de beneficios.

Desarrollar el papel de empresa de servicios

El objetivo de un banco es mantener al máximo la captación del ahorro del público, en la actualidad se mide la dimensión de la entidad bancaria en función a su cifra de recursos ajenos. Esta generación de ahorro está orientada a la generación de créditos, función fundamental de toda entidad bancaria. Esta función ha de realizarse con garantía y solvencia analizando las posibilidades de devolución de las cantidades prestadas a todos y cada uno de los clientes.

El objetivo de generación de beneficios es igualmente fundamental para toda entidad bancaria. Si no obtiene beneficios y el banco no es rentable no tiene ningún sentido su presencia en el mercado.

En el sector financiero, es difícil distinguir una entidad de otro en cuanto productos, servicios, y hasta hace poco también por sus precios por lo que la diferencia es la calidad de servicio y el trato al cliente. Por lo tanto, en la banca actual es fundamental desarrollar el papel de empresa de servicios, especialmente aquellos servicios financieros, y la función de asesoramiento y gestión de los pasivos de los clientes que es un objetivo que mantienen todas las entidades bancarias en la actualidad. Igualmente el desarrollo e servicios personales, complementario del anterior, y que coadyuvan a la generación de beneficios. Para este objetivo todo banco se apoya en la profesionalidad de su personal, y en la imagen corporativa de la entidad.

Esquema de contenidos