Volver al contenido principal

Comunicación intragrupal e integrupal

La comunicación como en cualquier actividad humana, juega un papel fundamental en el desarrollo de los ET. Es el medio a través del cual el líder realiza sus comportamientos y los miembros comparten ideas, sentimientos y actitudes. Sin adentrarnos en un análisis profundo de los procesos de comunicación, vamos a destacar solamente una técnica de comunicación interna y, luego, esbozaremos las ideas de la teoría de la identidad social.

La comunicación intragrupal: La ventana de Johari

La llamada Ventana de Johari (Luft e Ingram, 1970) desarrolla un modelo apto para el análisis de la comunicación dentro de los ET. Cada persona posee una ventana imaginaria denominada Johari, respecto a los demás integrantes del ET y que indica el grado de comunicación existente.

1. Área libre: donde se encuentran todos los aspectos conocidos por uno y por los demás. Son temas sobre los que se puede hablar sin problemas.

2. Área ciega: se concentran aquí todos los aspectos que los demás saben sobre nosotros pero que somos incapaces de ver (comportamiento agresivo, descuidos, falta de tacto).

3. Área oculta: cosas que sabemos nosotros pero que no revelamos (temas personales, errores del pasado, etc.).

4. Área desconocida: ni nosotros ni el resto del ET son conscientes de ciertos comportamientos o motivos. Son conocimientos posiblemente detectados por personas ajenas o externas al ET y que podrían hacerse evidentes y pasar a formar parte de alguna de las otras 3 áreas.

En un ET nuevo, el área libre se encuentra muy limitada: no existe interacción libre y sincera. A medida que el grupo madura, el área libre aumenta su tamaño ya que la confianza es mayor y necesitamos ocultar menos cosas. El cruce de información del área oculta al área libre se llama autoapertura. El área ciega tarda más en reducir su tamaño. Se trata de llamar la atención a alguien en relación con su actitud o comportamiento que interfiere la marcha del ET (retroalimentación eficaz). La finalidad de los ET en relación con la comunicación es la de aumentar progresivamente el área libre con el fin de evitar excesivos tabúes secretismos o faltas de confianza.

La comunicación intergrupal: la teoría de la identidad social

Entre otras muchas aplicaciones, la "teoría de la identidad social" (Tajfel, 1978a, 1978b; Tajfel y Turner, 1986) explica las relaciones intergrupales desde el paradigma mínimo superando el modelo de interdependencia funcional - competitividad por objetivos comunes- de Sheriff (1961). La base de dichas relaciones pasa del estudio los objetivos al análisis de evaluaciones interindividuales. Existe una motivación en los individuos a mantener una autoevaluación positiva (recuérdese las necesidades egóticas de Maslow) a partir de la evaluación positiva de su grupo respecto de otros (y en ausencia de competición). Esta comparación social junto con el proceso de categorización social, permiten elaborar una identidad social cuyo mantenimiento promoverá una comunicación intergrupal basada en el favoritismo endogrupal y el descrédito exogrupal.