Volver al contenido principal

Concepto de empresa pública

A) El concepto doctrinal de empresa pública.

La doctrina ha tratado de definir la empresa pública, aunque sus resultados son discutibles, e incluso no coinciden con los datos del Derecho positivo.

Según MARTÍN RETORTILLO, las empresas públicas son unidades organizativas, dotadas generalmente de personalidad jurídica que, con independencia de la forma jurídica que puedan adoptar, producen para el mercado bienes y servicios y que son creadas, dirigidas y/o controladas por la Administración.

En cualquier caso, son elementos constitutivos de la definición:

B) El concepto legal de empresa pública.

La determinación del concepto de empresa pública en la actualidad resulta fundamental por un motivo: el Derecho Comunitario menciona a la empresa pública al regular la libre competencia económica y sus excepciones [2].

La Unión Europea no prejuzga en principio el régimen de propiedad en los Estados miembros (art. 295 TCE). Por tanto, las empresas pueden ser de titularidad pública o privada. Ahora bien, los Estados no pueden dispensar un trato de favor a las empresas públicas que distorsione la libre competencia (art. 86.1 TCE, art. 106.1 TFUE), ni atribuirlas derechos, poderes y prerrogativas exorbitantes, aunque tengan por finalidad el beneficio de los ciudadanos o usuarios. El art. 86.3 (106.3 TFUE) dice que la Comisión velará por el cumplimiento de este precepto y la faculta para dictar Directivas y decisiones.

Como consecuencia de ello, se han dictado diversas Directivas. La actualmente vigente es la Directiva 2006/111,de 16-11-2006, de la Comisión, que ha definido la empresa pública, y lo ha hecho introduciendo un dato clave: el criterio de la influencia dominante. Una empresa es pública cuando los poderes públicos pueden ejercer sobre ella, directa o indirectamente, una influencia dominante en razón de la propiedad, de la participación financiera o de las normas que la rigen [3].

En desarrollo de la legislación comunitaria se ha dictado en España la Ley 4/2007 de 4 de abril, que ha recogido la definición de empresa pública contenida en la Directiva. Especificando más en relación con la Administración General del Estado, indica que empresas públicas son las contempladas en el art. 166.1 de la Ley de Patrimonio de las Administraciones Públicas, a las que luego haremos referencia.

Las empresas públicas están sometidas a un especial deber de información sobre la puesta a disposición de fondos por parte de la Administración a estas empresas, así como sobre su motivación y utilización efectiva; con la finalidad de garantizar la transparencia de sus relaciones financieras.

Por otra parte, la misma Ley define las empresas públicas manufactureras como aquellas cuya actividad ordinaria sea la transformación mecánica, física o química de materiales, sustancias o componentes en nuevos productos [4]. Estas empresas están obligadas a suministrar determinadas informaciones específicas, siempre que superen una determinada cifra de negocios.