Escuelas Aceleradas (Accelerated Schools)

Este programa se inició en 1986 por Henry Levin, profesor de la Universidad de Stanford y director del Centro de Investigación Educativa (CERAS) de esa misma universidad. El programa va dirigido desde Infantil hasta nivel K-8 (12 años).

Este modelo se inspira en las cooperativas de trabajadores/as y en modelos de organización democrática de trabajo. Se parte de una comunidad que analiza su situación actual e idea una visión compartida de lo que quisiera que fuera la escuela en el futuro. Para hacer realidad ese proyecto de futuro se establecen áreas de prioridad y se forman grupos de trabajo. Las fases para poder pasar de la realidad al proyecto son:

  1. Inventario de problemas del centro.
  2. Establecimiento de un objetivo común que tienen todas las personas implicadas en un plazo de cinco o seis años.
  3. Detección de necesidades y análisis de problemas y soluciones aportadas.
  4. Establecimiento de prioridades inmediatas ( tres -cuatro objetivos) en grupo, con participación de todas las personas implicadas.
  5. Establecimiento de un comité de dirección que se encargará de gestionar el proyecto.
  6. Diseño de un programa.
  7. Evaluación conjunta de los resultados.

El objetivo principal es dotar de programas de estudios enriquecidos a aquellos alumnos/as con más dificultades para que puedan incorporarse con un buen nivel a los estudios medios de manera que puedan tener mejores oportunidades en el sistema educativo y puedan afrontar con más y mejores recursos su vida de adultos.

Para conseguirlo, la participación de las familias es fundamental, de hecho, los familiares deben firmar un compromiso donde quedan recogidos los objetivos de las Escuelas Aceleradas y las obligaciones de las familias, el alumnado y el profesorado. Además de esto, las familias participan en la estructura de gobierno del centro a través del Comité Ejecutivo; también pueden participar en actividades de apoyo a la comunidad.

La implementación del modelo Escuelas Aceleradas no es rígida, sino que cada centro tiene que adaptarlo a su situación y sus necesidades, pero todas comparten las mismas bases:

  1. Unidad de propósito o de objetivos. Objetivos comunes consensuados entre todas las partes implicadas.
  2. Dar el poder (autorización con responsabilidad). La capacidad de decisión está en todos los sectores de la Comunidad. Se crea un Comité Ejecutivo en el que participan el profesorado, el alumnado y las familias.
  3. Construir desde la base (construir sobre las potencialidades). Aprovechando todos los recursos de la escuela y del entorno.